Con un rotundo éxito para los ecomateriales y el deporte, finalizó en Santa Clara la III Ruta Ecológica, ya convertida en una tradición en esta región centro-oriental de Cuba, debido a una feliz iniciativa del Ing. Fernando Martirena Hernández, y al apoyo de diversas instituciones extranjeras y nacionales, como la Red EcoSur, la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de Cuba y las Federaciones Nacional y provincial de Triatlón.

Esta vez se inicio el 2 de febrero en la ciudad de Puerto Padre, una acogedora villa al norte del oriente cubano, cuna del triatlón en este país. Las etapas se cumplieron entre las ciudades de Las Tunas, Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Cienfuegos, con la meta final en Santa Clara, adonde llegaron los participantes el 8 de febrero.

Un grupo de ocho profesores universitarios se sumaron a los catorce triatletas, entre ellos, el Ing. MSc Martín Meléndez, especialista de la Red EcoSur; además de Nigel Farrow, reportero inglés de renombre. También tomaron parte en alguna etapa de la ruta el Dr. Ing. Gilberto Quevedo, director del CIDEM y la Dra. Luisa Maria Guerra, Vice-decana de Investigación y Postgrado de la Facultad de Construcciones de la Universidad Central de Las Villas.

Fue una victoria no solo para el deporte, sino también para la divulgación de un hábitat sostenible y las ventajas del uso de los ecomateriales en la construcción, ya que tras las largas jornadas de ejercicio físico, los profesores que participaron en la gira impartían sus conferencias magistrales siempre ante un nutrido grupo de profesionales y entusiastas pobladores en cada una de las ciudades adonde llegaban. Como resultado, se fortalecieron los vínculos entre instituciones y universidades del oriente del país con la Universidad Central de Las Villas.

Cabe destacar que en la segunda etapa, Guáimaro-Camagüey, se efectuó el primer duatlón de larga duración que se efectúa en Cuba. La carrera comenzó con un tramo de 10 km de carrera, seguido de 60 km en bicicleta, para culminar con otra carrera de 10 km. La parta más relevante fue la implantación de dos records nacionales certificados por la Federación Cubana de Triatlón: en la categoría femenina, la atleta Janisel Romero y Yacceris Leal, entre los varones.

También la tercera etapa de la vuelta ecológica, entre la ciudad de Camagüey y Ciego de Ávila, puso a prueba a los triatletas —120 km en bicicleta—, quienes desarrollaron una carrera estable demostrativa de la excelente preparación física y espíritu de equipo, así como la capacidad de los entrenadores, federativos, médicos y personal de apoyo por el aseguramiento de tan exigente tramo.

La primera ruta ecológica se organizó en diciembre de 1999 para divulgar por todo el país los conceptos relacionados con el hábitat sostenible. Con el apoyo de la UNAICC y la Red EcoSur, se organizó un recorrido entre Santa Clara y Holguín. Un grupo de atletas de triatlón realizaba diariamente jornadas de este deporte en la mañana y por la tarde se organizaban conferencias y charlas sobre temas técnicos.

Aproximadamente un año más tarde se realizó la segunda edición, esta vez partió de Santiago de Cuba. Se repitió la combinación del deporte en la mañana y actividades académicas en la tarde. Nuevamente la Red Ecosur y la UNAICC apoyaron la ejecución de este programa.

¡Hasta la IV Ruta Ecológica!