Por Kurt Rhyner   

Para lograr la coloración de las tejas de microconcreto (TMC), la vía más fácil es pintarlas después de fabricadas. Generalmente, se emplea pintura con agua como base, que es la más eficaz en superficies de cemento. Si esta es de buena calidad y se aplican dos capas, las tejas mantienen durante años su color brillante, y su desvanecimiento ocurre de forma lenta y pareja. Como la pintura casi siempre contiene un fungicida, las tejas no son atacadas fácilmente por los hongos.


TMC con color en Ecuador

En la República Dominicana, por ejemplo, han empleado pintura de aceite para pintar las tejas. Lucen bien cuando es nueva, pero somos algo cuidadosos al recomendarla.

La vía clásica sería producir las tejas con pigmento integrado, pero es la más onerosa. En cuanto a la selección del pigmento, hemos comprobado que los más caros, comúnmente poseen más fuerza, y al final podrían resultar más baratos. En general, se recomiendan los colorantes artificiales. Si su arena es blanca o casi blanca, los pigmentos podrían desarrollar su fuerza a plenitud, pero si es oscura, conseguir una teja con color fuerte podría encarecer el producto. Algunos colores son difíciles de obtener, por ejemplo, el verde o el amarillo claro.

¿Cuánto colorante usted necesita? Si la arena es blanca y el pigmento fuerte, con 2 o 3% del peso del cemento (1 kg por cada bolsa de cemento) usted debe obtener un tono agradable, especialmente si ha elegido el rojo. Sin embargo, cuando la arena es oscura o el pigmento menos fuerte, usted quizás tendría que poner hasta 5 veces más en la mezcla, y entonces sería menos económico.

Las pinturas tienen un precio alto, pero relativamente es menor que producir tejas con color integrado. Además, existe una regla general. Si el cliente desea un tono suave (como tejas de arcilla quemada) y su arena es clara, usted bien puede usar pigmentos. Pero si le pide un matiz brillante y fuerte, o si su arena es oscura, usted probablemente estará a favor de pintar las tejas.