Techos resistentes a los huracanesEl CIDEM está desempeñando un relevante papel en la respuesta ante los huracanes que afectan a Cuba. La institución está cada vez más involucrada en el proceso de reconstrucción, y para ello adopta como estrategia básica el establecimiento de talleres de producción de EcoMateriales en los municipios, para así responder de inmediato a la población que necesita reparar sus viviendas. 

Un laboratorio vivo
Se trata no solo de responder, sino también de asegurar que los materiales utilizados puedan resistir el embate de futuros huracanes. Un estudio posterior al azote de Michelle, confirmó que los techos de Tejas de Micro Concreto (TMC) resisten los vientos fuertes. El asentamiento de Isabela de Sagua, al norte de la provincia de Villa Clara, se convirtió en un laboratorio para monitorear el comportamiento de los EcoMateriales en proyectos de respuesta a desastres.

sagua_002 En el municipio de Sagua la Grande estaban en funcionamiento, desde 1998, a raíz del paso del huracán Lili, bases productoras de EcoMateriales que han posibilitado la producción de más de 56 000 Tejas de Micro Concreto y de 50 000 bloques, con los cuales se han beneficiado más de 300 familias, incluyendo viviendas ubicadas en Isabela de Sagua.

Isabela de Sagua se vincula en proximidad y jurisdicción al municipio de Sagua la Grande, y está emplazada sobre una península de 1 700 m de longitud, y entre 200 y 450 m de ancho. Cuenta con una población algo superior a los 2 200 habitantes. Allí predominan las viviendas de madera y albañilería, con techos de madera y teja, de las cuales más del 50% están catalogadas en estado técnico regular y malo.

Este territorio ha sufrido reiteradamente el embate de huracanes. El Huracán Kate (1985) provocó la destrucción de la mayor parte de las casas del asentamiento, lo que obligó a la reubicación de una parte de ellas. El Michelle también causó grandes daños a las casas existentes. Con cerca de 500 viviendas, casi 50 se derrumbaron totalmente o quedaron en estado ruinoso, y 25 perdieron el techo. Otras 50 sufrieron serios desperfectos en sus cubiertas.

El estudio del CIDEM
Tomando como base los efectos del paso del huracán Michelle por Isabela de Sagua, se planteó un estudio específico del comportamiento de los EcoMateriales aplicados en casas, como resultado de los proyectos de intervención, y se compararon con las consecuencias en las viviendas construidas con otros materiales (sobre todo techos de asbesto y tejas).

sagua_001 Andrés Olivera lidera el equipo del CIDEM que diseñó una herramienta para el levantamiento y análisis de los datos de las viviendas objeto de estudio, y la creación de una base informativa que permita estudiar comparativamente los efectos del huracán en las casas intervenidas con EcoMateriales y en el resto de las edificaciones del lugar. Se realizó el trabajo de campo y se empleó la plataforma que brinda Access para el manejo de la base de datos.

 

Resultados del estudio
Mientras el 80% de las viviendas intervenidas con otros materiales sufrió daños en sus techos a causa del huracán, en las casas con tejas de micro concreto la proporción fue solo del 10%. En este último caso, el problema consistió en daños en el caballete del techo, construidos con tejas criollas de barro cocido. El estudio local y la base de datos acopiada indican el aporte de los EcoMateriales en la reducción de la vulnerabilidad de las viviendas ante los huracanes.