Índice del artículo

Una década revolucionaria para compartir conocimientos Sur-Sur

Compartir implica que uno tiene algo para compartir y no tiene miedo compartirlo, una acción de dar y recibir. A veces la palabra "compartir" se sustituye por "manejo", y se convierte en el manejo de conocimientos y que al mismo tiempo implica una relación de poder. Esta relación muchas veces solamente es otro paso en el continuo de poder Norte-Sur. 

Por Kathryn Pozak

De caminos de mulas a la autopista de la información

La Red EcoSur busca otra cosa. Es un esfuerzo de compartir conocimientos Sur-Sur, iniciado alrededor de una tecnología específica y en un continente específico y que se ha desarrollado mas allá de ambos. En el proceso, EcoSur ha llegado a ser una entidad independiente y sustentable.

Es verdad que cierto financiamiento de proyectos ha permitido algunos de sus desarrollos, pero mas que nada es la sed de compartir información entre personas en América Latina, y una creciente sed en la gente de otros continentes, lo que ha contribuido que EcoSur esté montado en la ola actualmente.

El impacto de la comunicación moderna sobre la forma en que se trasmite información no se puede ignorar, y para EcoSur, la última década del siglo veinte trajo cambios revolucionarios en la manera en que se trata información. Ha aprendido recorrer las olas electrónicas sin descuidar los caminos rústicos que existen todavía. Es un delicado acto de malabarismo que guía el compartir los conocimientos.

Tal vez no existe una "mejor" manera para compartir conocimientos. Pero sí existen caminos que llevan hacia un proceso continuo de compartir, entre personas, países, organizaciones, etc. Nuestro camino se llama "networking". Tiene que ver con comunicación, y la comunicación tiene varias caras, entre otras, actitudes, los medios y la información misma, inclusive el idioma tiene su papel.

ACTITUD
Compartir tiene mucho que ver con las actitudes. Todos los recursos financieros, humanos y técnicos no garantizan que se comparta. Tiene que existir un deseo e interés en compartir, es decir, en comunicarse. Si eso falla, es mejor olvidarlo.

instruccion_001

Sobran ejemplos en donde la gente entorpece el proceso, ya sea por su propia falta de eficiencia, por pereza, por su incapacidad de trazar prioridades o por no poder ver el bosque en por culpa de los arboles.

A pesar de que una guerra civil puede haber terminado en cierto país, muchas veces los ciudadanos y organizaciones continua una guerra de guerrillas de "no-compartir" información. Limitan sus propias posibilidades de crecimiento. Este "no-compartir" tiene una cara económica que se llama "competencia", donde algunas personas tienden a esconder cosas a la competencia que se percibe.
Repetidamente, durante la divulgación de la TMC (Teja de MicroConcreto) por América Latina, algunos productores casi inmediatamente buscaban monopolizar, otros espiaban a la competencia para mejorar su propia posición, otros trataron de copiar o reinventar lo que vieron de en una manera que no llevaba al éxito.

No obstante, a través de los años, la gran mayoría quería saber qué hacen otros y cómo, y dar a conocer lo que ellos mismos hacen. Están abiertos a un toma y dame. Cuando existe apertura, es cuando los diferentes medios de comunicación entran al juego.
Diferentes grupos metas requieren diferentes medios de comunicación. No se puede esperar que productores en pueblos remotos de Guatemala o Zambia accedan al Internet, pero sí pueden leer periódicos escritos en un lenguaje accesible. A veces el idioma científico tiene que modificarse para que las "masas" lo puedan entender. EcoSur enfoca sus talentos e interés en comunicar la esencia en una manera entendible y humana, aprovechando toda la gama de los medios modernos.