En las visitas a los talleres muchas veces vemos en los marcos deficientes un peligro serio para los moldes, los que representan la parte más cara del equipo. El uso de marcos metálicos en Namibia nos ha enseñado una alternativa que protege los moldes y garantiza su vida útil.

Kurt Rhyner   

Cuando visitamos talleres de producción de tejas de micro concreto vemos con mucha frecuencia marcos de madera deficientes. En dependencia de la calidad de la madera y del trabajo del carpintero estos se deterioran más o menos rápidamente, lo cual es un grave peligro para los moldes.

En una estiba de veinte moldes con una teja cada uno, el de abajo tiene que soportar un peso de aproximadamente 100kg. Si el piso esta plano y los marcos de madera se encuentran en buen estado, esta carga se distribuye bien y no pasa nada, pero si el piso está desnivelado o sucio, o, peor aún, si el marco está abriéndose por las esquinas, el molde es el que tiene que resistir todo este peso. Dicha carga puede causar daños en las esquinas de los moldes y consecuentemente aparecen las roturas.

Por lo tanto, es de suma importancia que los marcos estén bien hechos y renovarlos de vez en cuando; también lo es que en las esquinas haya una unión con traslape, y nunca solamente dos piezas clavadas una contra la otra.

En Namibia, donde la madera es importada, cara y de deficiente calidad, se ha optado por fabricar marcos metálicos, usando hierro angular de 20mm. Estos marcos, aún después de varios años de uso, siguen en perfecto estado y los moldes también. Creemos oportuno conocer estas experiencias y realmente podemos recomendar este sistema para darle una vida mayor a los moldes, la parte más cara de su equipo de TMC.

A continuación, pueden ver algunas fotos y el plano para construir dichos marcos.