Orlando EspinosaCon el derrumbe del campo socialista y el recrudecimiento del bloqueo económico de los Estados Unidos, la Mayor de las Antillas sufrió la falta de recursos materiales y financieros. A esa difícil situación se le denominó Período Especial, que significaba también, búsqueda permanente de soluciones y avances. Las investigaciones sobre los EcoMateriales se afectaron también, por lo que muchas ideas ingeniosas contribuyeron a resolver los pequeños inconvenientes.

Orlando Espinosa, consultor de la Red EcoSur, comenta cómo la falta de malla metálica para realizar las pruebas de granulometría en la arena, obligó a buscar una solución que no demandara gastos ni insumos: En cajas de galletas vacías, con la ayuda de un martillo y un clavo, se realizaron cientos de pequeños agujeros de diámetro aproximado al que debían tener las mallas metálicas comerciales. Gracias a ellas, el trabajo con la teja de MicroConcreto pudo continuar. Orlando cuenta que “al compañero que nos facilitó las cajas y nos ayudó a hacer los agujeros, lo invitamos a comer un pollo frito y toda la cerveza que quisiera”.

La tecnología de los EcoMateriales requiere elementos y materiales sencillos que están disponibles localmente o pueden ser improvisados; sin embargo, la investigación científica tras estas soluciones aparentemente simples es enorme.