Bloques prensados de tierra resistentes a la humedad Jan Ruzicka ha realizado estudios interesantes en la Universidad Checa de Praga que arrojan luz sobre una cuestión decisiva: ¿la adición de cemento o cal realmente mejora el bloque cuando esta húmedo?

Existen varias investigaciones sobre el comportamiento de bloques prensados de tierra (BPT) en condiciones de laboratorio. Como sea, casi nunca toman en cuenta el impacto de la humedad, y al final, este es un punto determinante. Es obvio que hasta los adobes naturales (hechos a mano y secados al sol) se comportan perfectamente en condiciones secas. La resistencia a presión de un adobe regular excede por mucho los requerimientos para edificios de uno, dos y hasta tres pisos.

Ud. puede descargar el documento completo siguiendo este enlace (en inglés solamente)

No es la resistencia a presión de los bloques lo que determina la resistencia contra los terremotos, sino la resistencia compartida de la pared, y es ahí donde los adobes naturales muestran ventaja sobre los BPT. Los adobes, por lo regular, tienen mejor adherencia con el mortero por su superficie rugosa; los BPT, por el contrario, poseen una superficie lisa que aporta poca adherencia mecánica entre el bloque y el mortero. En un edificio sin refuerzos, una pared ancha de adobe soportará mejor los terremotos que una más delgada de BPT, inclusive poseyendo una resistencia a presión más alta. Es por esto que en zonas de riesgo por terremotos los edificios construidos con BPT deben combinarse con una estructura rígida (normalmente columnas y vigas de concreto armado).

Como sea, ¿qué pasa cuando la pared esta húmeda? Los terremotos muchas veces ocurren cuando llueve. En muchos lugares la humedad ambiental es alta y las paredes siempre poseen un grado elevado de humedad, por lo regular cerca del terreno donde las fuerzas compartidas son altas. Al final, el único punto negativo del adobe natural (en términos técnicos) es su resistencia a la humedad.

¿Es la compresión más importante que la adición?
Cuando Jan Ruzicka comenzó sus estudios de doctorado sobre los BPT, él se pregunto si realmente era la adición de cemento o cal lo que hacía más fuertes los bloques, o si realmente era la compresión. Los resultados fueron muy interesantes: cuando es baja la presión (2,0 Mpa, similar a la registrada cuando se procesa el adobe a mano) aplicada en la producción de los bloques, la adición de 5% de cemento o cal sí mejora la resistencia a presión del bloque. Al contrario, cuando se emplea el doble de presión (4,0 Mpa) la diferencia es más pequeña; y cuando es de 8,0 Mpa (ca. 80 kg por cm2) los bloques sin adición realmente logran las mismas resistencias de los que llevan cemento y dejan atrás a los hechos con cal.

Esto abre una nueva perspectiva: ¿es por gusto el dinero gastado en cemento? ¿Deberíamos invertir en compresión? Más o menos al mismo tiempo, Belkis Saroza obtuvo resultados muy similares en Cuba. Ella también afirma que la presión es más importante que la adición.

Pero sigue la pregunta clave: ¿qué pasa cuando los bloques están húmedos?

Comportamiento de bloques húmedos
Otra serie de ensayos con 150 bloques fue lanzada, otra vez con igual cuidado científico, exactamente los mismos materiales e idéntico proceso. Los bloques curados fueron divididos en tres lotes, después se les introdujo humedad y fueron clasificados del 3%, 6% y 9% por peso.

Los bloques húmedos fueron ensayados y ahora el cemento portland como aditivo pudo aprobarse por sí mismo.

En los de 3% de humedad, los bloques sin adición casi perdieron su resistencia a presión, pero todavía por los 2 Mpa, que sigue siendo suficiente para paredes de carga en edificios de una y dos plantas. Los bloques con cemento también perdieron la mitad de su resistencia, pero quedaron con 4Mpa. Interesante fue que los bloques con cal sufrieron menos.

En los de 6% de humedad, los bloques sin aditivo cayeron a los 0.5 Mpa, todavía suficiente para mantener una pared en un edificio de una o dos plantas, y en definitiva, lo suficientemente bueno para usar como relleno en una estructura de concreto armado (donde la mayoría de los BPT son usados). Los bloques con cal y cemento quedaron iguales.

En los de 9% de humedad, los bloques sin aditivo perdieron casi toda su resistencia y no se pudieran considerar para estructuras, los bloques con cal quedaron en 1.5 Mpa y con cemento en 3 Mpa.

El mismo proceso de ensayo fue elaborado para la resistencia a flexión y los resultados fueron similares, aunque un poco más acentuados. En los de 9 % de humedad, las probetas sin aditivo no se pudieron ensayar, pues eran demasiado débiles.

ruzicka_001
ruzicka_002

Conclusiones:
Bajo condiciones de alta humedad, la adición de cemento o cal a los BPT mejora significativamente su comportamiento. En otras palabras: donde los BPT están sometidos a altos riesgos de humedad, es aconsejable mezclar cemento o cal (5% en estos ensayos) a la tierra. La compresión en la fabricación de los bloques no es tan importante como lo percibido al inicio, una vez húmedos, la diferencia resulta pequeña.

Como sea, sería muy interesante saber con cuánta humedad una pared tiene que existir y cuál es el valor de humedad dentro de la pared en diferentes niveles de altura. Claro, tendría que hacerse tomando en cuenta la humedad ambiental, influencia de viento y del sol... pero serían ideas para otra investigación.

Nota importante:
Una pregunta muy importante es cómo escoger la dosificación más conveniente. Siempre depende de la composición mineralógica y la granulometría de la tierra usada. Generalmente, es recomendable usar cemento con tierras arenosas, y cal con tierras arcillosas. Pero el problema se vuelve más difícil. Las propiedades finales de los bloques de tierra estabilizados dependen de la tecnología, condiciones de envejecimiento (humedad, acceso de CO2, temperatura...). Por lo que siempre es recomendable hacer pruebas y ensayos para tierras y dosificaciones específicas.

Ud. puede descargar el reporte completo (en inglés) de nuestra sección Publicaciones.